Seguros para el hogar: Todo lo que debes saber

Seguros para el hogar: Todo lo que debes saber

Son muy pocos los países que tienen arraigado el hábito de adquirir un seguro para la vivienda. De hecho, la penetración de este tipo de seguros a duras penas alcanza un 10%, lo cual es un tremendo error.

Un seguro de vivienda brinda protección en caso de robo, terremotos o incendios a todo lo que se encuentra dentro de la misma, esto implica, cimientos, techos, muros y ventanas.

Pero no solo eso, sino que se asegura el valor de la reconstrucción total de la vivienda; el contenido (bienes como mobiliario, enseres, joyas y alfombras que se encuentren dentro); y garantiza la indemnización que tuviera que pagarse a cualquier miembro de la familia por los daños físicos o materiales a causa de sus actos u omisiones.

Asimismo, brinda cobertura a los gastos que pudieran derivarse de un juicio: fianza, abogado, procurador y peritaje. Lo que hace posible la recuperación de las pertenencias o el valor de la casa.

Las coberturas que ofrece

Para cualquier dueño de una vivienda, se ofrecen pólizas de seguro cuya contratación cubre por lo regular respaldo frente a daños por incendio y robo, además de daños provocados por responsabilidad civil, como rotura de cristales. En parte, mucho depende de la zona en la que se resida, y será el asesor de la compañía de seguros el encargado de sugerir y explicar coberturas adicionales, como por ejemplo, endoso de riesgos hidro-meteorológicos (inundaciones) o frente a terremotos.

Consejos antes de asegurar

  • La principal recomendación para un futuro asegurado es aclarar cada una de sus dudas con el asesor, así como revisar específicamente y con mucho detenimiento, lo que cubre la póliza.
  • Por otra parte, estar conscientes de que los créditos hipotecarios, disponen de un seguro que brinda protección a la propiedad, sin embargo, no incluye contenidos.
  • Para mayor garantía, será necesario suministrar la ubicación y condiciones del inmueble, por lo que se aconseja tomar fotografías que pueden contribuir en las reclamaciones.
  • No hay que olvidar guardar una copia de la póliza tanto en la oficina como en casa de algún familiar, para prever en el supuesto de que el inmueble resulte afectado.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*